Comunicate con Casa Fragas do Eume
Comunicate con nosotros y te responderemos a la mayor brevedad

SIgamos conectados
 

La mágia de las Fragas do Eume

El Parque Natural das Fragas do Eume, ubicado en las riberas del río Eume, en A Coruña, está considerado el bosque atlántico costero mejor conservado de Europa. La mejor forma de visitarlo es a pie, con una buena cámara y prismáticos, para observarlo todo sin perderse ni un detalle e inmortalizar todos los rincones maravillosos que esconde este lugar.

Este parque tiene una gran red de senderos muy elaborada, ideales para hacer con niños. Los hay de pequeño y mediano recorrido, y las rutas que son pegadas al río nos permiten acercarnos a los bosques de ribera, repletos de helechos y musgo verde, muy característicos de esta zona por la humedad y el clima en general. Sin embargo, si subimos un poco las laderas, podremos observar bosques repletos de robles y castaños, tan típicos también de esta comunidad autónoma.

El parque tiene establecidos cuatro accesos que nos ofrecen distintas rutas en las que se observan todas las caras del parque. Un buen acceso es el de Pontedeume, desde donde podemos acceder a Caaveiro bordeando el río. Desde aquí podemos subir a su monasterio medieval, considerado el corazón del parque.

Existen también rutas de senderismo que nos conducen al Monasterio de Caaveiro, declarado monumento histórico-artístico, y que cuenta con visitas guiadas durante los fines de semana y en verano. La visita a este antiguo monasterio de más de 10 siglos de historia, nos permite admirar su arquitectura y contemplar las magníficas vistas panorámicas que nos regala de este espectacular entorno natural. Tampoco podemos perdernos el Monasterio de Monfero, también con X siglos de historia a sus espaldas y con una fachada espectacular.

Para disfrutar de una estancia inolvidable y empaparse de la “filosofía Eumeña” ten en cuenta estas cosas que conocer y disfrutar:

El Río Eume

Este río, que posee en su curso final un gran cañón envuelto en brumas, tiene un maravilloso tesoro botánico que no deja indiferente a nadie. Al llegar a este paraje podrás escuchar el silencio y los leves sonidos de la fauna que habita los bosques. Escenario del famoso libro “El bosque animado” de Wenceslao Fernández Florez.

Los helechos

Si te atreves, puedes intentar reconocer alguna de las especies de helechos que habitan en este espectacular parque, y que están ubicadas allí desde el período geológico Terciario, justo después de que los dinosaurios se extinguiesen por completo.

La fauna

Si tienes mucha suerte, quizá puedas avistar alguna de las cien especies de aves diferentes que viven en el parque. También hay cuarenta especies de mamíferos diferentes que conviven con peces como la trucha o el reo. Los invertebrados también son muy abundantes, al igual que los reptiles, aunque un poco más difíciles de encontrar, como la rana ibérica

 

 

 

Monumentos

La gran cantidad de restos prehistóricos que se encuentran en el parque es la principal huella humana que hay en las Fragas do Eume. Allí podréis encontraros con los monasterios de Caaveiro y Monfero, o elementos etnográficos como las “curripas”, que son la mayor prueba de aprovechamiento de esta zona hasta el siglo XX.

Monasterio de Caaveiro

Este monumento es la insignia de las Fragas do Eume y una de las zonas más visitadas del paraje natural, ya que está situado, exactamente, en el corazón del Parque.

1 COMMENT
  • Mariano
    28 marzo, 2019

    Un lugar hermoso. El desayuno increíble!

POST A COMMENT